Saturday, 29 December 2007

Un Ojo Rojo.

Al principio era un puntito. Una mancha minuscola que se hace, de a poco, mas grande. En meno de un dia el ojo se habia vuelto color fuego y le picaba al punto da tener que atarse las manos para no tocarlo. No sabia cuanto iba a durar, habia cosas que empiezan y terminan pronto y otras que no terminan nunca. Queria saludar al viejo y abrirse de corazon al nuevo. Faltaban pocos dias, tres, dos uno solo. No queria perderse las fiestas, no queria estar de noche despierto. Todo, con un solo ojo, le quedaba mas grande. La cama, el cuarto, la vista, el tiempo. Todo se movia con el lento moverse del ocio que no se llena. Sabia, sin embargo, que estar parado, a esa altura del partido, era la peor eleccion. Sabia tambien que caminando se juntan los cabos, que no fuimos pa' caer en donde no hay cabida. En la vispera del nuevo, el melodrama no tiene lugar y siempre hay fuerza para abrir la ventana...

No comments: